electricista trabajando a color en animado pescado

Decoracion Mueble Sofa

La obtención de un certificado de profesionalidad está permitiendo a muchas personas acceder a puestos de trabajo para los que se exige una acreditación de experiencia. Tras la caída de Napoleón, los románticos ingleses, encabezados por Lord Byron, buscaron, ayudaron y, finalmente, consiguieron la independencia de los griegos. Tras la primera guerra mundial, los griegos invadieron Asia Menor y Bulgaria y a punto estuvieron de reconquistar Constantinopla.

La hostelería está a años luz por detrás de la nuestra en la relación calidad/precio.

Unos rayos infrarrojos sirven para ver en la oscuridad con los instrumentos adecuados para aplicártelos en el tratamiento del dolor en una sesión de fisioterapia. Creo que ambos sabemos perfectamente debatir sin insultar y sin menospreciar al adversario en el debate, con independencia de que el debate termine en tablas, esto es, que no hayamos conseguido convencer al adversario con nuestros argumentos. Como ves, tampoco he dicho nada sobre que Cape se refiriera a mí como electricista aguafiestas”. El electricista aguafiestas soy yo. Al menos tengo un papel en la pared de mi estudio que así lo acredita.

En cualquier caso, fuera dirigido a él mismo, fuera dirigido a mí -cierto que me extraño lo de electricista aguafiestas- siempre lo ha tomado como algo dicho en tono jocoso. Ese papel lo encabeza el anterior Jefe del Estado, lo refenda el Ministro de Educación y Ciencia y lo sella la Universidad de Sevilla. Que la inteligencia, la perseverancia y la bonhomía no son patrimonio de profesión alguna. Ingeniero electricista e inventor norteamericano, nacido en la ciudad de New York.

No podía referirme a tí porque de todos es sabido que eso de los calambrazos no está muy en consonancia con tu titulación universitaria de ilustrísimo Letrado, aunque conozco casos de compañeros míos que cambiaron los alicates y el soldador por la toga e, incluso, por la bata de médico. Aunque lo de Tesla me sigue pareciendo un tantísimo atrevido y me quedan aun muchos argumentos en el cajón para seguir debatiendo, prefiero dejar así las cosas para no eternizarlas y aburrir al personal.

Y es que ya no va estando uno para ciertas cosas, pues no vi esa coma, que lo aclara todo y no me habría ni siquiera dejado albergar duda alguna -que tampoco tuve, por cierto, como ya he explicado- entre otras cosas porque yo no soy electricista, en todo caso, un chapuzas arreglaenchufes. Después de más de una semana pensando en el cumpleaños de mi hijo pequeño, 33 años ya, ayer, que fue el día, se me olvidó por completo. A veces se ocultaba el sol y nos daba un respiro, pero eso era un regalo de tiempo muy escaso.

Es la primera vez que me pasa desde su nacimiento, entre otras cosas, porque fui quien lo recibió de las manos del médico después de nacer, y he estado pendiente hasta del más mínimo detalle que ha rodeado su vida desde aquel día, a pesar de que algunos de los últimos tiempos no me los comunicaran.

Para que os hagáis una idea, las orillas del Sena y los parques de los que esta ciudad tiene en abundancia, estaban a rebosar de gente tomando el sol.

Y me preocupa, como podrás entender, no por el hecho del olvido en sí, que a medida que cumplimos años van siendo más numerosos, más frecuentes, sino por la entidad del hecho olvidado. Os escribo desde el hotel Mercure Ivry sur Seine donde estaré por unos días y trataré de mandaros crónicas que, aunque ni lleguen ni puedan llegar a la altura de las de IURIS, al menos os servirán de divertimento.

Sol de justicia que también nos ha zurrado hoy de lo lindo pero, como ya lo esperábamos, los chubasqueros y camisas de manga larga se han quedado en el hotel en la mochila. Aunque tampoco podemos olvidar que España es, con diferencia, la primera potencia mundial en esta materia. París es una ciudad en la que la diversidad en la unidad y la unidad en la diversidad son imposibles de deslindar y quizá ahí radique su encanto a pesar de todo.

Como no quiero redundar en otras crónicas de años anteriores, lo dejo hoy aquí para seguir mañana que voy a hacer una excursión a la Champagne para, con el pretexto de ver la Catedral de Reims, visitar otros santuarios” más típicos de la zona. Los padres de los niños se encuentran en Qatar trabajando en obras públicas que se les niegan en España desde que comenzó la crisis y fuera negada por el entonces presidente del Gobierno. Nos fuimos a comer a un lugar llamado Epernay, ya más cerca de Reims; y tras la comida, algo mediocre para ser francesa, nos fuimos a una gran bodega.

Al parecer, todo oropel; fallaron todos los mecanismos de emergencia: desde los más sencillos aspersores, hasta los planos de instalaciones y de evacuación. Me sorprendió ver por el camino un montón de palacetes y casas impresionantes que denotaban el nivel económico de sus habitantes quienes, por supuesto, viven todos de la uva fermentada con levadura ¡Menudo invento!

Nos llevaron obsequiosamente a un gran ascensor con el que descendimos a las cavas: Dieciocho kilómetros de túneles excavados en la piedra caliza, de los que recorrimos parte en un trenecito sin rieles guiado por una señal de radio desde un cable radiante colocado en el techo. Pasamos algo de frío que agradecí personalmente por el tremendo calor que llevaba pasando desde que aterricé en Orly el domingo por la mañana. Luego nos fuimos a la Catedral que, como sabéis es de las iglesias góticas más primitivas y se le nota en el cortísimo tamaño de sus crujías.

Pero, aun así, la portada principal con sus tres puertas de un impresionante labrado, nos va dando una idea de la magnificencia del resto del conjunto. La fachada norte también tiene tres puertas, aunque no tan ricas como la principal que, como buena iglesia medieval que se precie, es la que mira hacia poniente para dejar el ábside en el lado de levante. La pobre catedral ha sufrido mucho con la Revolución Francesa, en la Primera Guerra Mundial y tras los asaltos del tiempo y la iconoclastia de los jansenistas. Está en fase de restauración y espero que en unos años luzca de nuevo como se merece. Con que pagara los años de cárcel que por su culpa yo y otros pasaron, habría bastante.

Interesante figura la del Rey Santo, a quien la Historia de España, ocupada en otros acontecimientos más recientes, no hace justicia, siendo como es uno de los mejores reyes con que hemos contado en el solar patrio. Para empezar, la unión de las coronas en su persona no fue un mero acontecimiento sucesorio, al confluir en su persona, tanto la herencia paterna, Alfonso IX de León, como materna, Berenguela I de Castilla; fue algo más. Allí, años más tarde, Ampère leyó y aprendió el diccionario de d'Alambert y Diderot.

Y fue algo más porque el terco Alfonso IX de León, proclamado su hijo rey de Castilla a la muerte de Enrique I y renunciando su madre, Berenguela a la corona en favor de Fernando, aún intentó, primero, apoderarse de Castilla, y al serle imposible, legar el Reino de León a sus hijas Sancha y Dulce. Y es su firmeza en esa determinación de la unidad peninsular, designando único heredero de sus reinos a su primogénito, Alfonso X, permaneciendo unidos desde esa misma fecha.

Su hijo, el Infante don Alfonso se casa, además, con la infanta Violante de Aragón, hija de Jaime I, en lo que sin duda es un acercamiento para la fusión de ambas coronas. Sin embargo, un bribón inglés, Ricardo de Crnualles, acudió a Aquisgrán, donde logró ser coronado, mientras Alfonso X permanecía en sus reinos peninsulares, sin duda por el escaso apoyo de la nobleza castellana en el fecho del imperio. De otra forma, la unión peninsular e imperial conseguida bajo el primero de los Habsburgo, se habría adelantado en doscientos años, pero España siempre ha tenido poderosos enemigos, fuera, y lo que es peor, dentro de ella, que nunca han mirado más allá de sus propios intereses.